CASOS DE VERRUGAS.

Dr. Salomon Sellam.

Las Verrugas

Estas excrecencias al mismo tiempo molestas, dolorosas o feas con arreglo a su localización hacen intervenir las nociones centrales de protección y de integridad física o mental por una parte, y por otra, de deshonra, desvalorización y por último de dignidad.

 

El análisis de muchos casos posiciona esta temática en primer plano sin por esto interesar a los otros estados de ánimo de la piel en general, como la separación, etc.

Ya conocemos el tema de la protección.

Desarrollemos más el de la integridad.

¿Qué es la integridad?

A nivel arcaico y puramente biológico, corresponde al hecho de ser un todo indisociable, dicho de otra manera estar entero físicamente.

Nuestro cuerpo está constituido de diferentes partes ligadas entre ellas. Si falta una, no soy integro físicamente.

A nivel más psicosomático, navegaremos en la integridad simbólica, más bien mental, la que les propongo desarrollar. Así pues, la sensación de atentado contra su propia integridad proviene esencialmente del exterior con un sentimiento de no ser respetado y puede ser declinada así: sentirse atacado, difamado, ensuciado, afectado en su carne, ser objeto de novatadas, de burlas o de observaciones descorteses, para ser educado, sobre todo si esto ocurre frente a otras personas.

En ese caso y para entender bien el sentido biológico de una verruga, sólo hay que imaginarse que este tumor tiene el rol de mini escudo biológico.

¿Para qué?

¡Para protegerse de esos ataques!

A nivel psicosomático

Este primer estado de ánimo hace intervenir, como lo dicen algunas expresiones, la sensación de ser atacado, de ser criticado, de ser herido, deshonrado o de darse por aludido como si hubiésemos recibido una flecha o una puñalada, mucho más a menudo simbólicas que reales.

A menudo se trata de un comentario fuera de lugar, un insulto, una ofensa, una observación descortés, una burla o algo resentido como tal o de una impresión negativa con el sentimiento solapado de haber sido ultrajado sobre todo si aquello si repite regularmente y se ocurre en público frente a nuestro entorno inmediato, profesional, familiar o amistoso. En otra dirección, una verruga presentaría la huella de este atentado, prueba de esa sensación desagradable.

El segundo estado de ánimo, a menudo asociado al primero, corresponde a la sensación de desvalorización con un cierto estado de impotencia, sobre todo su esto afecta el ámbito de la imagen de sí.

Volvemos a encontrar de esta manera nuestro querido conflicto ligado con nuestra fisionomía, nuestra estética.

El tercer estado de ánimo es más sutil y requirió una escucha especial para descubrirlo: atentado profundo a mi dignidad.

Yendo más lejos, en la mayoría de los casos se perfila la sensación de no ser protegido durante esos ataques.

La localización

Como ustedes ya lo saben, la localización específica de cualquier síntoma tiene un significado específico.

Aquí, veremos las dos posiciones más comunes:

  • En las manos o dedos de las manos: relacionada con el padre o la función paterna (trabajar, cuidar, proveer).
  • En el pie: relacionada con la madre o la función materna.

Verrugas de la mano

La mano es solicitada directamente cuando existe una actividad conflictiva relacionada con el padre o la función paterna.

A menudo encontramos una falta de protección - función paterna arcaica - en situaciones diversas, especialmente en la escuela cuando el profesor no está contento con el trabajo del niño...

Ustedes pueden entrever el significado de las verrugas a nivel de los dedos, sobre todo si están ubicadas a nivel del pulgar, del índice o en la parte posterior de la mano. El niño se desvaloriza ya que no logra efectuar correctamente los ejercicios pedidos. Esta verruga podría significar: "estoy muy desestabilizado y no lo logro".

A veces, un dedo en especial es solicitado.

He aquí un ejemplo seguido de un restablecimiento textual

VERRUGA EN EL DEDO ANULAR IZQUIERDO

La verruga del anular izquierdo/ alianza-matrimonio

La persona cuenta:

"Tenía una verruga en mi dedo anular izquierdo desde hace más de veinte años, más precisamente. me apareció cuando llevaba un año de casado.

Probé todo tipo de producto más o menos descamantes pero ella seguía clara mente ahí para burlarse de mí a lo largo del tiempo. Leí que el cuarto dedo corresponde a las problemáticas ligadas a la alianza, al matrimonio. Me di cuenta que no estaba hecho para el matrimonio en ese entonces y que nuestros padres nos habían forzado un poco a unirnos.

No estaba realmente enamorado en ese momento. Entonces decidí confesarle todo a mi mujer y sobre todo decirle que nuestra relación había resistido sólo gracias a la fuerza de su propio amor por mí. El mío vino progresivamente y hoy día creo poder afirmar que la amo con todo mí ser. Se lo dije. Fue un gran momento de verdad y de emoción entre nosotros, como ocurre de vez en cuando. Nos abrazamos y lloramos juntos, abrazados.

Tres días después, tuve la sorpresa de constatar que mi verruga ¡había totalmente desaparecido! " Aquí, esta verruga representaba la huella, la prueba de su problemática de ese entonces. Verrugas de la planta de los pies La planta de los pies está generalmente relacionada simbólica mente con la madre o la función materna que, estarán de acuerdo, resume claras dificultades de comunicación con desacuerdos más o menos flagrantes y vanas búsquedas de reconocimiento.

SEÑORITA TOULOUSE

Se queja de muchas verrugas plantarías.

Cuénteme cómo son las relaciones con su madre por favor.

Esta primera pregunta le fue suficiente, al mismo tiempo para comprender y sobre todo integrar algo que ella conocía perfectamente: sus verrugas -signo altamente orgánico- sólo eran, de hecho, la traducción psicosomática de una problemática continua y aún activa basa da en las relaciones humanas y conflictivas que mantenía desde siempre con su madre.

"No me quiere y estoy segura porque hace lo contrario de lo que dice.

Dice a todo el mundo que soy una chica amable y cuando estamos solas, me pone de vuelta y media, me trata de incapaz, de tonta y de cosas peores. Cada vez me siento peor ya que creo que eso se terminará, especialmente con mis logros a nivel de mis estudios superiores.

¡Pero no!

Incluso después de haber obtenido mi diploma de ingeniería en geología, encontró el medio para barrer el suelo conmigo delante de todos mis amigos diciendo que eso era fácil y que cualquiera hubiese podido hacerlo.

Debo confesar que siempre busco su reconocimiento".

La clave se encontraba, como siempre, en el estudio de dos direcciones: la localización y la dinámica inconsciente en su árbol genealógico.

Localización:

planta del pie = problemática de fusión con la madre con un deseo imperante de reconocimiento. Luego procedemos a analizar su árbol genealógico. Esta joven y brillante señorita representaba seguramente otra persona detestada por su madre. En algunos segundos, se puso en evidencia lo siguiente. Su madre mantenía malas relaciones con su propia madre, la abuela de la chica, ésta hija era doble de su abuela por fechas y por nombre. Dicho de otra manera, el conflicto de la madre con la abuela, se continuaba repitiendo ahora con la madre y la hija. Fue así que esta chica pudo desligarse emocionalmente de las burlas y palabras hirientes de su madre, de sus observaciones descorteses, entre otras, y que representaban las puñaladas simbólicas de las cuales había que protegerse detrás de un mini escudo biológico cada vez.

Es la función arcaica de una verruga.

 

e-max.it: your social media marketing partner