Estado ocular que generalmente proviene de un problema en la curvatura de la córnea, lo que impide el enfoque claro de los objetos cercanos.

Conflicto:

  • Ira, rabia + miedo en la juventud.
  • Miedo a mirarme de frente tal y como soy.
  • Gran curiosidad. Necesidad insaciable de verlo todo.

Resentir:

  • "Busco respuestas en el exterior y no en el interior".
  • “Una parte de la realidad la quiero transformar".
  • "Quiero reconocer mi belleza, lo magnífico que soy".
  • "Quiero liberarme de la influencia de mis padres o de cualquier otra persona que considere ofensiva".
  • "Rechazo a acomodarme".
  • "Acepte la realidad, pero quiero que sea diferente".
  • "Quiero esconder algo".
  • "Estoy decepcionado con los otros y solo puedo contar conmigo".
  • "No acepto lo que tengo delante (la vejez, la muerte, una enfermedad, etc.).
  • "Rechazo ver la realidad tal y como es, quiero deformarla".
  • "Mi imagen ideal está lejos de la realidad. Mas vale no ver los detalles. Hay algo confuso".

Ejemplo:

  • La imagen de mi padre está idealizada y no quiero parecerme a él.
  • "Quiero a mi padre y lo detesto".

Todo eso lleva a un sentimiento de autosuficiencia:

  • "Solo quiero contar conmigo mismo".
  • Problemas con el «yo».
  • Temor a verse realmente.

El astigmatismo revela problemas entre la vida interior y la vida social. Este problema lo experimenta la persona que no ve las cosas de la misma manera para ella que para los demás.

Tiene dificultad para ver las cosas de manera objetiva. El hecho de que su manera de pensar no esté de acuerdo con el entorno le ocasiona conflictos interiores. Le cuesta más trabajo aceptar un cambio proveniente de otro que uno surgido de sí mismo. Le resulta difícil ver que un cambio es adecuado y positivo si éste le es impuesto por otra persona.

Sin embargo, si este cambio es idea suya, se adaptará sin problemas. Suele ser una persona que se siente herida con mucha facilidad.

¿De qué tienes miedo? ¿Qué puede ocurrir si te permites ver las cosas de frente, de una manera más objetiva, con los ojos de los demás? Es posible que de niño decidieras no dejarte influir por los demás y te dijeras que en el futuro verías la vida siempre a tu modo.

Esta decisión pudo haber sido benéfica para ti en ese momento de tu vida, pero en la actualidad no lo es, al menos, no siempre. Concede a los demás el derecho de estar en desacuerdo contigo, sin que por ello pierdan valor ante tus propios ojos. Esto eliminará una gran cantidad de conflictos con quienes te rodean, lo cual mantendrá tu paz interior.

Gracias por visitar mi página: SaludyEmociones.com, la cual esta creada para guardar mis más preciados tesoros y un gran conocimiento. Espero que les sea útil. Para mi es un privilegio compartirlo con todo el que quiera. Les deseo lo mejor a todos !!! Miriam G. Silva

e-max.it: your social media marketing partner