Aunque mis músculos y todo mi mecanismo del andar no me causen ningún malestar, sólo puedo andar parcialmente o soy incapaz de ello.

Es mi sistema de mando situado en el cerebelo que puede estar afectado, bien por una lesión, un trastorno vascular o un tumor.

Esto procede a veces de un gran miedo relacionado con mis pensamientos, que tuvo por efecto el dejarme petrificado in situ.

Este miedo o culpabilidad está en conexión con el hecho de progresar en la vida. Sería bueno que encuentre la causa de esta inseguridad o de esta culpabilidad y que desarrolle más confianza en mí.

Puedo empezar a visualizarme andando cada vez más fácilmente, al mismo tiempo que amplio mi sentimiento de fe en mí.

También tomo consciencia de que la vida me aporta los instrumentos necesarios “a mi progreso”.

 

e-max.it: your social media marketing partner